Participación vecinal en el Plan Regualador Comunal de Concepción

Se abre una nueva etapa de reuniones entre vecinos y vecinas de Concepción en el marco de la nueva modificación al Plan Regulador Comunal, donde esperamos se retome la alta participación que existió en las reuniones barriales en los sectores de Pedro del Río y Centro. Aún cuando el carácter de la actividad sea sin registro de lo que responden los vecinos y las vecinas a la propuesta municipal, quienes hemos asistido podemos identificar más de un elemento en común que da cuenta de una ciudad que no queremos y que el Plan Regulador Comunal puede corregir.

A partir de la presentación municipal, los vecinos y vecinas se manifiestan disponibles para respaldar el regular las alturas de los edificios que para gran parte de la ciudad, de la mano de los grandes paños de terreno o de los corredores viales, se encuentran autorizados sin límite de altura más que la tecnología de edificación. Pero a su vez existen reparos respecto de los límites, donde a todas luces 18 y 15 pisos son un exceso.

La principal argumentación del equipo municipal de la propuesta de regulación de alturas, es que resulta de un proceso de participación ciudadana único en chile, según sus propias palabras. Pero se omite que el 79% de los vecinos y vecinas votaron por un proceso de modificación en paralelo, más que por una primera modificación y luego una segunda, como muestra el gráfico con los resultados obtenidos en la encuesta realizada en la segunda jornada de participación ciudadana. Por tanto aún estamos a la espera que se encarguen los estudios técnicos que se requieren para la modificación del plan regulador comunal que se comprometió en la primera etapa de diagnóstico.


Al abrirse las palabras a los asistentes en estos talleres vecinales, comienzan a repetirse las preguntas, las observaciones y los comentarios que ya fueron parte de la primera etapa de diagnóstico, pero que no han sido incluidos en la presentación del Equipo Municipal como por ejemplo: la congestión vial, la saturación de la infraestructura sanitaria, la falta de sol, los aumentos en los costos de vida, los riesgos de edificar en altura ante un terremoto, la devaluación de los terrenos colindantes con edificios abandonados, la protección y preservación de las áreas de valor natural (humedales, ríos y cerros), el valor patrimonial de los barrios, suelos para soluciones habitacionales para los hijos e hijas de Concepción, los riesgos del negocio inmobiliario, el equipamiento de las canchas de fútbol de barrio, entre otros temas.

Así también, entre las áreas protegidas por la propuesta municipal muestran a las plazas de la ciudad, donde se limitará también la edificación en altura en las calles que delimitan las plazas, a modo de resguardar estos espacios públicos donde niños y niñas se reúnen junto a sus familias. Pero del mismo modo, tiene sentido replicar la medida en otros terrenos donde los mismos actores pasan gran parte de su vida diaria, como es el caso de jardines infantiles, escuelas, colegios y liceos, donde requieren que el sol llegue a sus salas de clases y patios, a modo de fortalecer su desarrollo y crecimiento, en consecuencias también debieran ser resguardados.


Por otra parte, como Red Barrial estamos a la espera que el municipio congele los permisos de edificación y demolición, buscando detener a la brevedad la autorización de edificaciones sin regulación alguna, donde vemos que cada mes que se retrasa la decisión y la debida ordenanza, las constructoras e inmobiliarias continuarán ingresando solicitudes antes de la regulación de altura que se propone como urgente y necesaria. Debemos parar de edificar en altura, hasta que resolvamos como ciudad que vamos a hacer

Es en este sentido es que nos preocupa los cambios que está sufriendo el calendario, en donde tardaron un semestre en procesar la información reunida junto a las y los vecinos en las jornadas participativas, para luego difundir una primera propuesta que se enfoca únicamente en las alturas. Donde al inicio de la etapa de difusión, durante el mes de julio, el inicio del proceso normativo estaba programado luego de la consulta ciudadana en octubre, siendo desplazado al final del proceso de participación vecinal a fines de año. La preocupación radica en que cualquier aplazamiento otorga más tiempo para que continúen ingresando solicitudes de permiso de edificación y demolición.

Finalmente nos preocupa la orientación que ha tomado el carácter participativo de la elaboración de la imagen objetivo con que se espera inicie el proceso legal de la  modificación  al Plan Regulador. Creemos necesaria que las convocatorias sean públicas, difundidas por los canales de comunicación oficiales de la Municipalidad y con la anticipación necesaria para quienes estemos interesados en participar y podamos gestionar los tiempos, los permisos y las ideas,  para asistir y tener una participación activa.